DSC04874_2

Imagen1La Diabetes Mellitus (DM) es una enfermedad crónico-degenerativa que se caracteriza por niveles altos de glucosa en la sangre. Un mal control glucémico y un estilo de vida no saludable, poco a poco hacen que esta enfermedad avance silenciosamente afectando el estado de salud y calidad de vida de las personas.

En los últimos años, la DM ha incrementado a nivel mundial. A principios de este mes de Diciembre, la Federación Internacional de Diabetes publicó en su Atlas Mundial datos que causan gran impacto. En México, casi 1 de cada 10 personas tienen diabetes, y es considerada como la primera causa de muerte.

Hoy en día existen muchos mitos sobre la diabetes Estos mitos hacen más difícil que las personas tomen en serio la realidad, como el hecho de que esta enfermedad puede tener graves consecuencias sino se llevan a cabo los cuidados adecuados.

Estos mitos pueden crear una imagen incorrecta de la diabetes y ocasionar que los pacientes no sigan sus tratamientos o consuman productos inadecuados.

Dentro de estos mitos, se encuentra éste: “Las personas con diabetes deben tener una dieta especial”. Este mito es totalmente falso, pero actualmente lo podemos ver en la gran mayoría de las casas donde viven personas con diabetes, siendo su alimentación diferente a la del resto de su familia.

Comencemos definiendo la palabra dieta. Dieta son todos los alimentos y platillos que consume una persona en el día, no se refiere a comidas específicas ni restrictivas, así que todas las personas comemos una dieta diariamente.

La realidad es que las personas con diabetes deben incluir todos los grupos de alimentos en su alimentación diaria, lo importante es cuidar la cantidad y el tamaño de las porciones. La dieta recomendable para una persona con diabetes es una dieta equilibrada, al igual que para el resto de la población.

Las bases de una dieta equilibrada

Si tienes diabetes tipo 1 (insulinodependiente) la dieta es esencial para conseguir un balance adecuado entre la insulina inyectada y el alimento que ingieres.

En el caso de la diabetes tipo 2 (si no tienes que llevar tratamiento con insulina) seguir un plan alimentario te ayudará a mantener un peso correcto y a conseguir un equilibrio entre la insulina que segrega tu cuerpo y tu alimentación.

Se recomiendan 3 a 6 comidas diarias, regularidad en el horario y la distribución uniforme de calorías e hidratos de carbono entre las comidas, ya contribuye a controlar la glucemia.

Objetivos

  • Proporcionar una ingesta adecuada con aporte calórico que logre o mantenga un peso saludable (un alto porcentaje de los casos de diabetes tipo 2 se asocian a obesidad y sobrepeso)
  • Prevenir tanto la hiperglucemia como la hipoglucemia.
  • Controlar los niveles de lípidos en sangre, presión arterial y otros factores de riesgo cardiovascular.
  • Mejorar los hábitos alimentarios de la persona con diabetes.

¿Qué alimentos están presentes en una dieta equilibrada?

Imagen2Verduras: consumirlas a diario, algunas de preferencia crudas.

Frutas: 2-3 raciones diarias. Se recomienda tomarlas con piel por su aporte en fibra y siempre mejor enteras que en jugo o agua, ya que el total de azúcares es menor.

Pan, cereales, arroz y pasta integrales: Consumo diario. Hay que adecuar las cantidades a tus necesidades individuales y a los fármacos que te ayudan a controlar la glucemia. Escoge los integrales frente a cereales refinados. Contienen más fibra, vitaminas del grupo B y retardan la absorción de glucosa en sangre.

Oleaginosas de preferencia combinarlas con verduras y cereales, será necesario cuidar la cantidad a consumir por el contenido de carbohidratos.

Lácteos: consumirlos preferentemente descremados y sin azúcar añadida.

Carnes de preferencia escoger carnes blancas como pollo, pavo o pescados, utilizar carnes rojas sin grasa.

Huevos: No más de 4 yemas semanales (puedes hacerte tortillas de 1 yema y 2 claras).

Grasas Opta por el aceite de oliva para su uso en crudo y aceites vegetales para cocinar; evita otras grasas como la margarina, mantequilla, crema y nata, aportan las mismas calorías pero tienen grasas saturadas. Recuerda que los frutos secos como cacahuates, almendras, nueces, etc., son fuente importante de grasas saludables pero hay que consumirlos con moderación por su alto aporte calórico.

Otras recomendaciones

  • Bebe entre 6-8 vasos de agua al día. También los puedes tomar en forma de té e infusiones.
  • No utilices azúcar. La opción más saludable es utilizar edulcorantes artificiales que no aportan calorías y no alteran tus niveles de glucosa en sangre o si lo prefieres evitar el azúcar.
  • Lee detenidamente el etiquetado de todos los productos alimentarios que consumas. Sustancias como el sodio, la dextrosa, la sacarosa, la fructosa o el sorbitol se encuentran en muchos alimentos que no te hubieras imaginado.
  • Vigila el consumo de alimentos “especiales para diabéticos o light”. Además de tener mayor precio, con frecuencia no ofrecen ventajas, ya que su contenido en calorías no es muy inferior y tampoco están libres de azúcares, fructosa o sorbitol, además algunos productos suelen tener más sodio.

Fuentes:

  • Federación Mexicana de Diabetes, A.C.
  • Bayer Diabetes Care