Con toda la energía puesta en el próximo Triathlón Panámericano de Buenos Aires que se realizará el 27 de noviembre, Felipe “Pipo” Barraza (24), confiesa que el 2016 ha sido un año de aprendizaje y mucho crecimiento. “Estoy en una fase de transición entre un periodo olímpico y otro. No clasifiqué a Río, que era mi objetivo de los últimos tres años y ahora estoy en una etapa de retomar el rumbo y enfrentar con todo los próximos desafíos”, agrega el mejor chileno posicionado en el ránking ITU (International Triathlon Union).

Ser un deportista de elite implica optar por un estilo de vida, donde se sacrifican varios factores y Felipe bien lo sabe. Empezó desde los ocho años a entrenar en triatlón y desde ahí no ha parado hasta ahora. “El deporte siempre lo he visto como una madurez a temprana edad. Generalmente los jóvenes, después de la universidad, cuando entran a un trabajo que les gusta empiezan a tomar su propio camino. Yo eso lo hice a los 15 años cuando opté en un 100% por mi pasión, que es el triatlón, tomando decisiones que implican dejar de lado muchas cosas.”

Son 25 a 30 horas semanales de entrenamiento, con una rutina muy exigente, de la mano de una buena nutrición y cuidado con biorregulación, asegura el triatleta. “La Medicina Biorreguladora se ha transformado en una gran solución en mi condición de deportista de elite, sobre todo por no producir efectos secundarios, lo que permite el uso prolongado de medicamentos y no marca doping. Además, la calidad alemana y eficacia comprobada de Heel me dan confianza.”, asegura.

 

ampolla-con-huincha-heel

 

La última lesión importante cuenta que la tuvo antes de la corrida de Pucón el año pasado, donde se vio afectado particularmente en la rodilla y el tendón. “Lo abordamos con un tratamiento integral de Traumeel, con inyectable, comprimidos, masajes y quedé como nuevo”. Felipe cuenta que han sido fundamental en su carrera los medicamentos biorreguladores, no sólo para tratar y prevenir lesiones. “Para mantener mis sistema inmune fortalecido, sobre todo con los viajes en que uno queda muy desgastado por los cambios de hora, uso Engystol. Heel kit lo ocupo principalmente para limpiar y drenar mi cuerpo dos veces al año, previo a una carrera importante. Ahora comenzaré a ocuparlo post Hawaii y antes de Pucón, que es en enero y es una carrera que quiero llegar lo mejor posible”, explica.

En el proceso de renovación por el que Felipe dice estar pasando, decidió hacer ciertos triatlones de montaña para mantener la motivación, probando algo nuevo. Así lo dejó demostrado en su reciente paso por Chile con la primera edición del Cross Triatlón, en el Parque Tricao de Santo Domingo, donde conquistó el primer lugar. Sobre esta modalidad de triatlón off road, el atleta afirmó «lo que más me gustó fue el mountainbike. Estar inserto en la naturaleza y el contacto con el cerro mientras haces deporte es impagable”.

Durante agosto y septiembre, en tanto, el triatleta de elite estuvo entrenando en Colorado, EEUU, y aprovechó de competir en Buffalo Creek y en el Panamericano de Utah, consiguiendo un primer y un cuarto lugar respectivamente. A estos grandes resultados, Felipe suma una serie de distinciones como el bronce en los Juegos Sudamericanos Santiago 2014, tres podios en el Ironman de Pucón y el oro en el Triathlon Panamerican Cup Valparaíso 2014.

Fuente: Heel Chile. http://www.heel.cl/newsletter-pacientes/10-2016/felipe-barraza.html