Exitosos casos de verrugas tratados con Medicamentos Heel (Medicina Biorreguladora – Biológica)

La especialista a cargo de la coordinación del Diplomado de Medicina Biorreguladora – Biológica de la Universidad Mayor, confiesa cómo se reencantó con su profesión, al descubrir las bondades de esta medicina hace ya ocho años. Y cómo pasó de usar de un 70% a un 15% de medicamentos alópatas en sus tratamientos al cambiar su mirada lineal a una más global con la terapia Heel.

De sus innumerables casos de éxito tratados con la medicina de sistemas, le ha tocado recibir a muchos pacientes afectados por verrugas. Aquí, ahonda en el caso de un joven que al presentar verrugas en la nariz y manos, alojadas durante dos años en su piel, logra sanarse por completo, tras un mes y medio de tratamiento con medicina Biorreguladora – Biológica.

¿Desde cuándo practica la medicina Biorreguladora – Biológica?

Yo llevaba más de 20 años haciendo pediatría y en esta especialidad tú trabajas con un sistema, no con un paciente único. Te empiezas a dar cuenta que el niño es como el chivo expiatorio y es el que acusa el síntoma dentro de un sistema familiar. Entonces uno tiene que trabajar con los padres, los hermanos, el colegio, etc. y eso me ayudó a abrir mi mirada a algo más sistémico. Hice un posgrado en Medicina Familiar, comencé a hacer terapia neurolingüística, y así fui creciendo hasta que el 2008 decidí tomarme un año sabático, para estar más tranquila y canalizar mejor mis inquietudes. Ese año me encontré con el primer diplomado de Medicina Biorreguladora – Biológica, que en ese momento se llamaba Homotoxicología.

Una vez que estaba en la mitad del curso, lo empecé a incorporar en mis consultas. La verdad es que quería solucionarlo todo con esta nueva mirada de la medicina y fue para mí una experiencia muy bonita porque me tocó ser muy pionera en Rancagua. Como punta de lanza me tocó ir abriendo caminos y desde ahí no he parado de hacer Medicina Biorreguladora – Biológica.

De todos los casos que le ha tocado, ha tenido varios con excelentes resultados en el tratamiento de verrugas. ¿Alguno que destacar?

Sí. Me tocó ver a un chico de 17 años afectado desde hace dos años por la presencia de verrugas en su nariz y sus dos manos, tratándose sin resultados. Etapa, en que tu autoestima y tu identidad están en juego.

Ahondando un poco en lo que había vivido, emocionalmente estaba afectado por una pena grande que había tenido. En ese sentido, los sistemas psico neuro-inmunoendocrinos están muy de la mano. Si uno se afecta por algo emocional, la inmunidad también se ve afectada. La piel es un terreno que acusa mucho.

¿Cuál fue el tratamiento?

El tratamiento consistió en combinar: lymphomyosot para drenar, engystol, para reforzar su sistema inmunológico y neurexan para ayudarlo en la parte emocional. Se lo indiqué por dos meses, pero cuando volvió a controlarse fue más que nada para darme las gracias y un abrazo y me confesó que al mes y medio se había sanado.

Algo fundamental que hago siempre que me enfrento a estos casos es no mirar sólo la piel, sino que abrir un poco más y ver que podría estar afectando al paciente y permitirle que libere y que converse, que saque sus emociones.

Cada historia es distinta, hay que ver qué está pasando a nivel del sistema inmune de esa persona, porqué uno se está defendiendo, qué podría estar alterando y qué tratamiento responde en forma más eficiente.

Estos casos son bastante reconfortantes, porque la verruga es algo que se visualiza. Es algo muy gráfico el hecho de poder mirar algo que estaba y luego desaparece…

¿Cuál es su visión de la Medicina Biorreguladora – Biológica?

En mi caso personal, la Medicina Biorreguladora – Biológica me ayudó a reencantarme con la medicina porque el hecho de poder ver a un paciente en forma más integral, no tan reduccionista, sino mirarlo en un todo completo, por lo menos para mí es más gratificante y creo que para el paciente también. Se necesitan especializaciones, se necesitan especialistas, pero los pobres pacientes van de especialista en especialista y nadie los mira en globo. Esa es la diferencia de la Medicina Biorreguladora – Biológica, que tiene una mirada de sistemas, donde todo se relaciona.

¿Combina ambas medicinas o sólo utiliza Medicina Biorreguladora – Biológica?

No son excluyentes. La MBR no es otra medicina, sino una modalidad terapéutica que permite combinar con medicina convencional siempre que sea necesario. La idea es que el paciente reciba la mejor terapia. Pero si yo antes usaba en un 70% ahora uso un 15% de medicamentos alópatas. La reducción es importante. Es harto lo que puedes resolver sin ser tan agresivo.

Imagen de portada de artículo: Dra. Mariela Brown.

Artículo propiedad de Heel Chile. Tomado del Newsletter de su sitio web http://www.heel.cl/newsletter-pacientes/08-2016/novedades.html

ANTES DEL TRATAMIENTO   verruga2-2  verruga3-3verruga4-4