diabetes

Por: Dr. Jesús Armando Ramos Franco

La diabetes mellitus, en mayor medida el tipo 2, es un problema de salud muy importante. Con decir que en México, cada hora se registran 38 nuevos casos de diabetes. Cada año México tiene más población adulta, más casos de obesidad, el tabaquismo se encuentra al alza y por consiguiente las enfermedades crónicas incrementan de forma dramática.

El hecho de tener Diabetes Mellitus no es el acabose, un paciente con diabetes que es responsable, sigue las indicaciones de su médico, de su nutriólogo o nutrióloga y realiza ejercicio de forma regular, además conoce su enfermedad, puede reducir de forma muy importante el riesgo de complicaciones de las cuales hablaremos en otro artículo.

Con el fin de reforzar el conocimiento acerca de la diabetes, enuncio algunos de los mitos que me han preguntado mis pacientes en la consulta. Y no solo pacientes, algunas amistades incluso en alguna charla casual.

Mito: “la diabetes puede desarrollarse por un susto”

Realidad: Falso. La diabetes puede agravarse por un susto o alguna emoción fuerte, pero no desarrollarse de inicio. Al asustarnos, nuestras glándulas suprarrenales liberan adrenalina, la cual mediante mecanismos metabólicos elevan la glucosa y por consiguiente genera síntomas.

Mito: Se puede diagnosticar diabetes por medio de la prueba “Hemoglobina glucosilada”

Realidad: Es cierto que es una buena herramienta para el seguimiento del paciente diabético. Sin embargo solo se utiliza como control, no como diagnóstico. Para el diagnóstico, la norma oficial mexicana acepta la glucosa en ayuno, glucosa aleatoria y curva de tolerancia a la glucosa.

Mito: Comer azúcar en exceso produce diabetes.

Realidad. Las ingesta elevada en azúcar pueden causar obesidad, y la obesidad si es un factor de riesgo franco para el desarrollo de diabetes mellitus 2.

Mito: La insulina causa ceguera, daño renal y disfunción eréctil.

Realidad: Falso. La terapia con insulina es un tratamiento seguro si se realiza un control y tratamiento adecuado con ella. Muy frecuentemente coincide el daño crónico por diabetes (renal o vascular) con el inicio de la terapia con insulina. Es común que el paciente recurra a ella como última opción cuando no han llevado un control adecuado de la enfermedad.

Mito: Las personas con diabetes deben llevar una dieta muy estricta y restrictiva.

Realidad: Actualmente se ha investigado muy a fondo las propiedades de los alimentos y se han diseñado regímenes alimenticios muy flexibles en lo que el paciente debe ser educado para su elaboración. Para ello es necesario que se acerque a un profesional en el servicio de nutriología y educación en diabetes. El paciente diabético no necesariamente debe sacrificar sabor. En Médica Control contamos con ese servicio.

Mito: En diabetes se deben consumir todas las frutas y verduras ya que son naturales.

Realidad: Existen frutas y verduras altas y carbohidratos, deberán ser consumidas de forma ordenada, para ello consulte a su nutrióloga educadora en diabetes.

Mito: La diabetes NO es una enfermedad grave

Realidad: Tal vez no lo es cuando el paciente tiene un adecuado control. Sin embargo, el 75% de los pacientes diabéticos mexicanos no lo lleva y es por ello que las complicaciones por diabetes causan más muertes que el cáncer de mama y el SIDA juntos.

Mito: La diabetes baja las defensas.

Realidad: No hay disminución, pero se cuida mucho al paciente (prevención) porque una infección puede provocar descontrol de diabetes.

Mito: El nopal y el té de hierbas controlan la diabetes.

Realidad: Existen hierbas y verduras que ayudan a su control, pero todos ellos deben ser consumidos a la par del tratamiento médico de base y siempre bajo la supervisión de su médico. Toda la medicina complementaria debe ser llevada a la par de las normas oficiales mexicanas.

Fuente: Guías de práctica, clínica Cenetec.