Por: Dr. Jesús Armando Ramos Franco

La artrosis es el trastorno articular más frecuente, se estima que más del 50% de las personas mayores de 45 años la padecen y más del 90% de los mayores de 70 años.

Es un desgaste del cartílago articular de forma inicial, progresivamente afecta a estructuras óseas vecinas, provocando que los movimientos articulares dejen de ser suaves y con ello provocan inflamación y dolor.

¿Cómo se detecta?


La base del diagnóstico es la clínica. Es decir la exploración física y el interrogatorio del médico en correlación a estudios de imagen (rayos X) y en ocasiones estudios de laboratorio (sangre y orina).

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Algunas actividades físicas como en corredores, personas con mala postura, sedentarios, personas con obesidad.

¿Las mujeres son más propensas a padecerlo?

Así es. Aunque eso no signifique que los hombres estén exentos. Se presume que las mujeres pueden tener más posibilidades de padecer artrosis por el tipo de calzado que utilizan (tacones)

¿Es curable?

Realmente no hay ningún tratamiento que demuestre la regeneración del condrocito (célula funcional del cartílago), en estadios avanzados se puede requerir intervenciones quirúrgicas. Se recomienda disminuir de peso, terapia física y control de la inflamación y dolor. Existen algunos suplementos que pueden apoyar al tratamiento como el Glycine max, glucosamina y Condroitina (Atrinat capsulas)

¿La medicina biorreguladora ayuda a los pacientes con artrosis?

Actualmente se dispone en México de fármacos biorreguladores que disminuyen el dolor, la inflamación, coadyuvan a frenar la degeneración del cartílago y su amplia tolerabilidad y disponibilidad, nos permite utilizar además algunos medicamentos que puedan auxiliar al paciente a perder peso.

¿Qué recomendaciones son buenas a tomar en cuenta?

La natación es un ejercicio que se recomienda, comer pescado al menos una vez por semana, alimentos ricos en Omega 3, permanecer en un peso ideal, no fumar y controlar algunas enfermedades concomitantes que pudieran estar presentes como diabetes mellitus. En mujeres después de menopausia, se recomienda suplementación con calcio y vitamina D como preventivo de osteoporosis (Caltri-D).