Terapia antihomotóxica

Consiste en la aplicación de medicina antihomotóxica por medio de infusión intravenosa. Los medicamentos indicados para cada paciente se disuelven en soluciones (pueden variar el tipo y el volumen dependiendo de cada paciente) en la mayoría se utilizan solo 100ml y se administran en nuestra sala de terapias.

El paciente ingresa, toma asiento en un reposet, la enfermera prepara su medicación, le muestra al paciente el material a utilizar (nuevo y debidamente sellado) y se administra en un lapso que va desde los 20 hasta los 60 minutos dependiendo del tipo de terapia. Mientras se administra el medicamento, el paciente puede leer, ver TV o simplemente relajarse. La administración de medicina antihomotóxica no provoca efectos secundarios.

Los medicamentos antihomotóxicos pueden ser administrados por diferentes vías. Pueden ser vía oral (generalmente en niños o en pacientes que no pueden ser sobrecargados de volumen, también aquellos pacientes que su condición no permita una canalización venosa) pueden ser administrados mediante infusión intravenosa como se explicaba anteriormente, pueden ser inyectadas (intramuscular o subcutánea) y existen presentaciones en tabletas, gotas y gel.